Pasos para configurar una red doméstica

Si eres un lector de ITProPortal, lo más probable es que hayas recibido un nuevo y brillante juguete tecnológico como regalo de Navidad. Quizás fue un router inalámbrico 802.11ac, un dispositivo NAS, un nuevo portátil o un iPad Air. Todos estos dispositivos tienen algo en común: necesitan estar conectados a su red doméstica.

La introducción de una nueva pieza de hardware es el momento perfecto para configurar o reorganizar su red doméstica. Para mucha gente, ésta es la parte más dolorosa de la experiencia tecnológica. Reconozcámoslo, conectar en red una nueva pieza de tecnología que te han regalado para las fiestas es el último «requiere algo de montaje».

No importa lo que te digan los fabricantes de hardware de red, configurar tu red doméstica implica algo más que comprar y enchufar un router. Pero eso tampoco significa que tenga que ser una pesadilla. Puedes configurar una red gestionada y controlada de forma centralizada en unos pocos pasos (relativamente) sencillos: sólo tienes que saber lo que haces y hacerlo bien.

Y vale la pena hacerlo bien. Merece la pena aprender a configurar un direccionamiento IP adecuado, bloquear la red para evitar intrusos, crear cuentas para todos los que tengan acceso y configurar el uso compartido de archivos y carpetas. Si puedes hacer estas cosas (y puedes) tendrás una red robusta y controlada de forma centralizada con una mayor seguridad. Además, tener un buen manejo de la red permite un control más eficaz del acceso remoto a los dispositivos y datos de la red. Para los padres, la posibilidad de ver a qué acceden los niños y controlar lo que acceden es posible, si se tiene una red doméstica estructurada.

Por supuesto, el router inalámbrico es el punto central de una red doméstica. Aunque los proveedores de hardware están facilitando más que nunca la configuración del router, todavía se puede profundizar en las páginas de configuración del router para establecer la seguridad, los controles de acceso y la gestión granular.

En cualquier caso, puedes hacer la instalación de redes de ordenadores con seguridad y bien gestionada. Todo lo que tienes que hacer es seguir estos cinco pasos.

Conecta tu router

El router es la puerta de entrada entre Internet y tu red doméstica. También es el medio por el que todos los dispositivos de tu red se comunican entre sí. Si aún no has comprado uno, nuestra guía para comprar el mejor router inalámbrico te dará las claves para elegir el que mejor se adapte a las necesidades de tu hogar. Puede optar por un router 802.11n o por uno de los nuevos modelos 802.11ac. Para saber si 802.11ac es la opción más adecuada para usted, consulte: ¿Merece la pena comprar un router 802.11ac?

También querrá asegurarse de que cualquier dispositivo que se conecte al router tenga también un adaptador de red adecuado. Estos dispositivos son sus «clientes» de red. Los portátiles nuevos tendrán adaptadores 802.11n (algunos incluso soportan 802.11ac). Para los portátiles u ordenadores de sobremesa más antiguos puedes comprar adaptadores compatibles. Una vez que tengas el router adecuado, tienes que configurarlo, y el primer paso es conectar físicamente tu router a un módem proporcionado por tu ISP con un cable Ethernet.

  • En primer lugar, desenchufa o apaga el módem de cable o DSL.
  • Enciende el router inalámbrico y conecta el cable de red que probablemente viene con él en el puerto del router que está etiquetado como «Internet» o «WAN».
  • Conecta el otro extremo al módem por cable o DSL y enciende el módem.
  • No intentes conectar ningún dispositivo, como ordenadores portátiles o tabletas, hasta que tengas una buena señal fuerte que indique una conexión WAN tanto en el router como en el módem.

2. Accede a la interfaz del router y bloquéalo

El siguiente paso consiste en entrar en la interfaz del router (algunas empresas lo llaman consola de gestión). Esto se hace conectando un portátil al router y accediendo a la interfaz a través de un navegador. ¿Cómo se hace esto? Los routers vienen con una dirección IP por defecto, una cuenta de administrador y una contraseña.

Por ejemplo, la mayoría de los routers Cisco/Linksys tienen la dirección IP por defecto 192.168.1.1, y la cuenta de administrador por defecto es «admin», y la contraseña también es «admin». Lo que hay que hacer es cambiar la configuración IP del portátil para que coincida con la del router y así poder conectarse a él para configurarlo. Esto permite que el portátil se comunique con el router, para que puedas acceder al software del router para su configuración a través del portátil.

Conecta un cable Ethernet a uno de los puertos LAN del router y el otro extremo al puerto Ethernet de tu portátil. En un equipo con Windows 7 que esté conectado al router por Ethernet, por ejemplo, debes ir al Panel de control y hacer clic para abrir «Red e Internet» y luego «Centro de redes y recursos compartidos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.