Consejos para elegir una puerta de entrada

La puerta de entrada es lo primero y lo último que verán sus invitados, así que quiere que cause una buena impresión, pero lo más importante es que mantenga su casa caliente (o fresca) y a su familia segura. También es una gran inversión para su casa: una puerta energéticamente eficiente puede ahorrarle un 10% en la factura de la luz y, por término medio, recuperará casi el 100% del coste en la reventa.

Las puertas de entrada a la vivienda suelen denominarse sistemas de puertas porque no se trata sólo de la puerta, sino también del marco (véase el aislamiento más adelante) y del mecanismo de cierre. La puerta de entrada estándar precolgada es de 30-36 pulgadas por 80 pulgadas.

Esto es lo que debe tener en cuenta a la hora de elegir una nueva puerta delantera:

MATERIAL

Los tres materiales principales que se utilizan para fabricar puertas de entrada frontales o laterales son la fibra de vidrio, el acero y la madera. Un sistema moderno de puertas delanteras probablemente combinará dos o más de estos materiales. Las puertas delanteras personalizadas se construyen con un marco de acero y un núcleo aislante de alta tecnología.

El exterior de la puerta está acabado en cualquiera de los materiales personalizados: acero, madera, porcelana, hormigón, vidrio o laca. Cada uno de estos materiales está disponible en una variedad de texturas y colores, y se pueden combinar dos o más materiales para conseguir un aspecto realmente único. Además, puede elegir diferentes acabados para las superficies interiores y exteriores de la puerta.

La madera sigue siendo la opción clásica para las puertas de entrada, ya que ofrece el aspecto de alta gama que desean los consumidores, junto con una excelente resistencia a las abolladuras, mientras que los arañazos se reparan fácilmente. Las maderas más utilizadas para fabricar puertas son el nogal, el cerezo, el roble, la caoba, el arce, el pino y el abeto.

Cuando se trata de puertas de madera maciza, el diablo está en los detalles; una puerta más gruesa con tallas y molduras más intrincadas es generalmente una mejor puerta. Sin embargo, una puerta de madera necesita ser barnizada o pintada periódicamente para mantener su mejor aspecto. Una puerta de madera maciza debe inspeccionarse detenidamente una vez al año para detectar signos de daño o desgaste importante.

El acero es el material más versátil y rentable

Ofrece una excelente resistencia a la intemperie y seguridad. El acero es más fuerte que la madera o la fibra de vidrio y no se agrieta ni se deforma. Las puertas acorazadas de acero de primera calidad suelen estar construidas con un marco interior de acero y un aislamiento de espuma de alta densidad. Una puerta de acero no tiene por qué parecer de acero; las puertas de acero personalizadas están disponibles con un revestimiento de fibra de madera teñible, chapa de madera laminada o una gama de otros acabados.

El vidrio está ganando popularidad como material imprescindible para las puertas exteriores de las viviendas. El vidrio puede parecer un material «menos seguro», pero las modernas puertas de seguridad de vidrio incluyen todas las medidas de seguridad necesarias para mantener a su familia sana y salva.

La fibra de vidrio es la opción más común. Es resistente al desgaste, se puede pintar o teñir, está disponible en una variedad de texturas y requiere poco mantenimiento. Sin embargo, las puertas de fibra de vidrio baratas pueden agrietarse con los impactos y deben evitarse. Una puerta de fibra de vidrio de calidad estará en el extremo superior de la escala de precios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.