¿Qué es la enfermería humanitaria?

Las enfermeras humanitarias proporcionan cuidados de salud críticos a las personas que están en situaciones de emergencia. Respondiendo a eventos catastróficos como desastres naturales y conflictos armados, estas enfermeras aplican su experiencia en proveer cuidados integrales en las condiciones más desafiantes. Pocos profesionales médicos, si es que hay alguno, pueden igualar su impacto.

Proporcionando ayuda alrededor del mundo

La enfermería humanitaria aborda una necesidad enorme. Casi 168 millones de personas – aproximadamente 1 de cada 45 personas en el mundo – necesitarán asistencia humanitaria y protección en 2020, según las Naciones Unidas. La ONU proyecta que más de 200 millones de personas podrían necesitar asistencia para el 2022.

Un examen más detallado de los acontecimientos que crean emergencias sanitarias ilustra la necesidad crítica de las enfermeras humanitarias, así como los desafíos a los que se enfrentan.

Desastres naturales

Los desastres relacionados con el clima amenazan y perturban millones de vidas cada año. Sólo en 2018, más de 17 millones de personas sufrieron desplazamientos a causa de tormentas, inundaciones, terremotos, sequías, incendios forestales y otros desastres naturales, según la ONU.

Las ONG enfermeras fueron uno de los proveedores de atención médica a los que se llamó inmediatamente a la acción cuando los ciclones azotaron el sur de África en 2019. El ciclón tropical Idai tocó tierra a lo largo de la costa del centro de Mozambique en marzo, y seis semanas después el ciclón Kenneth golpeó el norte de Mozambique. Afectando a Malawi, Mozambique y Zimbabwe, los vientos fuertes y las inundaciones masivas causadas por las tormentas destruyeron hogares, sistemas de energía y saneamiento y cultivos.

Para agosto de 2019, el número de muertos superaba los 600 y 2,5 millones de personas necesitaban servicios humanitarios, según el UNICEF. Los trabajadores de ayuda humanitaria -incluidas las enfermeras humanitarias- respondieron estableciendo clínicas móviles, suministrando agua potable, distribuyendo suministros médicos y combatiendo el cólera y otras enfermedades transmitidas por el agua con vacunaciones masivas.

La lucha contra enfermedades infecciosas como el cólera, el Ébola, la gripe, el virus COVID-19 y la fiebre amarilla es uno de los principales focos de atención de la enfermería humanitaria, pero los cuidadores también luchan contra enfermedades no transmisibles como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y las enfermedades respiratorias.

Emergencias causadas por el hombre

El personal de enfermería humanitaria también responde a las emergencias provocadas por el hombre, como los desastres de transporte y los accidentes industriales, así como a las crisis sanitarias causadas por los conflictos armados. A finales de 2018, más de 70 millones de personas fueron desplazadas por la fuerza en todo el mundo, según la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Las emergencias sanitarias derivadas de los conflictos armados no se limitan a las heridas de guerra. Los conflictos son el principal factor de hambre, según la ONU, que estima que más de 820 millones de personas estaban desnutridas a principios de 2019.

Se estima que, a finales de 2019, más de 100.000 yemeníes han muerto como consecuencia directa del conflicto y más de 130.000 han muerto por causas indirectas, entre ellas la inanición y las enfermedades. Más de la mitad de la población de Yemen carece de acceso a una atención sanitaria adecuada y a agua limpia, según el Cuerpo Médico Internacional.

Las enfermeras humanitarias que trabajan para ayudar a los refugiados pueden operar en clínicas de salud estacionarias o móviles, proporcionando servicios que van desde la atención primaria hasta la prevención de enfermedades y la salud reproductiva.

El personal de enfermería que trabaja en zonas de conflicto armado, como el Yemen, puede tener que hacer un triaje y tratar a un gran número de pacientes con lesiones graves. También es más probable que vean a las víctimas de la violencia sexual y de género. Además, una de cada cinco personas que viven en zonas de conflicto tiene un problema de salud mental, según la ONU.

Muchas de las peores emergencias humanitarias son el resultado de una combinación de desastres naturales y provocados por el hombre. Tanto el cambio climático como los conflictos han contribuido a ocho de las crisis alimentarias más graves del mundo, según la ONU.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.