6 pasos para cuidar su esterilla de yoga

Ya sea una sudorosa sesión de pilates, yoga, estiramientos pre y post entrenamiento o una parte de las clases de HIIT, nuestras esterillas de yoga son un elemento constante de nuestros entrenamientos diarios.

Es como nuestro compañero de entrenamiento silencioso, algo que incluso nos negamos a compartir con los demás. Sin embargo, soporta una gran cantidad de golpes con el uso regular.

Consejos para cuidar su esterilla de yoga

Soporta posturas duras en suelos desconocidos y luego se enrolla y se tira sin cuidado en el asiento trasero de nuestro coche. Pues bien, éste no es el destino que se merece. Aquí te traemos algunos consejos útiles para cuidar tu esterilla de yoga.

  • Utiliza ambos lados: ¿Te parece que un lado de tu esterilla está sobreutilizado, mientras que el otro parece que no se usa? Tienes que saber que hay una razón por la que la esterilla tiene ambos lados y debes utilizarlos para que uno de ellos no sufra un tedioso desgaste y la presión se reparta uniformemente.
  • Deja que respire: Acabas como un jarro de agua sudorosa después de tu entrenamiento con la esterilla, pero lo más probable es que la enrolles y la metas en el asiento trasero del coche en cuanto acabes el entrenamiento. Es importante desenrollarla y exponerla brevemente al sol o dejarla colgada al aire libre para que se deshaga de la humedad. Ten en cuenta que la exposición prolongada al sol puede reducir su vida útil. Así que guárdalo en un lugar fresco.
  • Manténgalo libre de suciedad: Intenta limpiar siempre tus pies de la tierra o la suciedad antes de pisar la esterilla de yoga. Incluso si la utilizas en el interior, límpiate los pies con un pañuelo de papel para evitar que el polvo entre en la esterilla.
  • Lávala: Si utilizas tu esterilla de yoga con bastante frecuencia, se aconseja lavarla dos o tres veces al mes. Pero no la expongas a productos químicos agresivos ni la tortures en el ciclo de lavado de tu lavadora. En su lugar, diluye un detergente suave y déjala en remojo en agua tibia brevemente. A continuación, utiliza un paño para limpiarlo y, por último, acláralo con agua limpia. Ahora, cuélgala con pinzas para que se seque.
  • Mantén tu esterilla de yoga plana o suavemente doblada: Cuando no utilices la esterilla de yoga, mantenla plana debajo de la cama o, si la doblas, hazlo con cuidado. Enrollar tu esterilla de yoga con demasiada fuerza puede hacer que su material se estire y, si tu esterilla de yoga está húmeda, puede favorecer la proliferación de bacterias.
  • Evita compartirla con otros: No compartas tu esterilla de yoga con otras personas, ya que puede aumentar las posibilidades de propagación de bacterias y gérmenes. Puedes contagiarte de la gripe y el resfriado e incluso de enfermedades cutáneas contagiosas.
    La anchura ideal de una esterilla de yoga es de 24 pulgadas y su longitud debe ser de 68 pulgadas.

También, antes de comprar una estera del yoga compruebe su calidad y material. Las hay de goma, PVC, yute y algodón. Elija una estera del yoga con una calidad que agarra mejor. Muchas esteras del yoga se cubren con el material del poliuretano, que es una no una buena opción como puede ser maloliente y no químico libremente. Hay otra categoría de las esteras del yoga que se componen del yute o de los materiales orgánicos y reciclados. Estas esteras son buenas para las asanas del asiento y las formas menos vigorosas del yoga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.